LA PINGÜINA EMPERATRIZ

General

LA FÁBULA TRÁGICA DE LA ARGENTINA

Escrito por lapinguinaemperatriz 03-08-2010 en General. Comentarios (2)


EDITORIAL:  
                        Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse     3/8/2010


Jean de La Fontaine, el más maravilloso escritor de fábulas trágicas de toda la historia, murió en 1695…  y los franceses lo  tienen medio olvidado… en una tumba muy pequeña del cementerio parisino de Père Lachaise.
En su homenaje, hace unos años, escribí está fábula… que para mi sorpresa… todavía tiene perfecta vigencia…Y aquí la ofrezco.   
 G.A.  Bunse
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
 
En el arca de Noé se formaron varias parejas de animales, muchas de las cuales fueron consumadas entre especies que eran de muy distinto género zoológico.

De una elefanta y un cerdo, aparecieron los tapires.
De una nutria y un pato, salieron los ornitorrincos.
De una comadreja y un conejo, nacieron las ratas.

Pero todas esas posibilidades de cierta equivalencia lógica se fueron consumiendo muy rápido…. y... a los pocos días, un escenario final muy comprometido, hizo que se formaran algunas parejas que parecían dramáticamente imprevisibles y raras, tanto en su entendimiento mutuo cuanto en su posible descendencia.
Eran lo que se podía denominar como  parejas monstruosas y caóticas.

Fue muy resonante y verdaderamente disparatado el caso del cuervo y la serpiente.   
    
Ambos eran peligrosos políticos de escalas zoológicas instintivamente similares   (depredator corvis vorax avis  y  depredator crótalus reptor).

Pese a las extraordinarias diferencias morfológicas que ellos mismos se notaron mutuamente… enseguida se pusieron de acuerdo en un conjunto de expectativas que  los dos enfocaban de manera casi idéntica.

Descubrieron, sin demora, que lo que más les apetecía era el poder, en cualquiera de sus formas.   Las dos escalas difusas anteriores que señala la filosofía  :  la voluptuosidad y la vanidad… eran sus más amados vicios.

No les costó demasiado tiempo acordar mutuamente que jamás habrían de renunciar al odio, a la maldad y mucho menos a su predilección casi maniática por el daño predatorio y el saqueo.      Era su condición ingénita.



La serpiente, obsesionada por el lujo y la figuración, lo puso sobre aviso a su marido, el cuervo, sobre que… cada vez que pudiera, cambiaría su piel por otra…. bien fuera ésta, artificial, estirada ó inflada con colágeno, y sólo para conservar una belleza que suponía poseer.

Como todo reptil…  la piel vieja la dejaba tirada.

Y como era una serpiente “de cascabel”, le exigió al pájaro depredador que hiciera los trámites de inmediato para comprarle el cascabel de oro 24 con unos brillantes de 5 kilates.      Era exagerada la víbora… desde niña.

 “Si no me das los gustos que te pido, no he de envenenarte… pero tengo poderes para convertirte en un ciervo”,  “Solo cambiaré una letra: la “u” ”, En vez de cuervo serás ciervo,   amenazó la víbora.

Temeroso de lucir cornamenta… el cuervo cumplió casi en el acto con ese pedido.  Ya bastante sufría por graznar a escupitajos y tener un ojo vítreo.   

Con la apetencia desmedida de poder discrecional que les brotaba a ambos por los ojos, muy pronto supieron que tendrían que dividirse los terrenos de acción política… para reunirse luego, cada noche, a efectuar el recuento y el arqueo del botín de la “caja”.

Se preguntaron entonces, acerca de sus objetivos políticos.
Era necesario para eso, saber primero  sobre qué tipo de animales actuaría cada uno… para poder hacer una acumulación de poder más fácil y más rápida … sin incurrir en superposiciones.

“Quiero gobernar ovejas” !!,  dijo el cuervo.

 “Ovejas y borregos”, agregó, … sabiendo muy bien que esas especies abundaban en el territorio de la comarca y que  habrían de someterse sin chistar a cualquier arbitrariedad.

La serpiente,  en cambio…, manifestó su preferencia por los monos.

Especialmente aquellos más ágiles, cuyas acrobacias les permitieran cambiar rápidamente de árbol político sin que les importara  realmente un bledo… el color o la altura de la vegetación.   Monos tránsfugas, en verdad.




 El cuervo, muy precavido, le preguntó a su esposa  que era lo que tenía pensado hacer con los animales y en especial con los monos díscolos.

 La serpiente le contestó lacónicamente :

 “Veneno … tengo mucho veneno en mi boca para que nadie ignore el peligro muy grave que represento cuando me enojo”.

“Debes cuidarte mucho”, le dijo el cuervo, “no olvides que no tienes pies para caminar”.   Y que tu cerebro es demasiado pequeño para pensar…  me vas a tener que  consultar a mi”

La serpiente le contestó, algo molesta por esa indirecta tan humillante :

“Todos los que me sigan, sin excepción, van a tener que  arrastrarse de manera  obligatoria... tal como lo he hecho yo… toda mi vida.  Yo repto…. ergo todos reptan”
“El que no se arrastre…  ha de saber muy pronto… lo que es mi veneno”

 El cuervo lanzó un graznido y trató de calmarla :

 “Yo no vuelo como el águila …pero voy a cuidarte desde arriba.    

Te he de traer alimento si lo necesitas porque soy omnívoro y acaso no lo sepas,  pero hasta me gusta la carroña”.

“¿ Carroña ?”, preguntó la serpiente.     “Qué es eso” ?”


“Cadáveres putrefactos, animales caídos que ya nadie ataca.”  “Cosas que no se puedan defender”   “Allí es donde ataco yo”, contestó el cuervo.

La serpiente, le aclaró :

“No me traigas eso.     Los prefiero vivos, retorciéndose cuando los trago y viendo el dolor  que les provoca mi veneno”.  

Puestos plenamente de acuerdo…  se lanzaron a la búsqueda …





Un buen día… de confusión generalizada y gran hastío animal, tomaron el poder de la comarca distraída… y el cuervo asumió, pactando con ella la sucesión automática del trono y su posterior devolución en una cadena de reciprocidad política que arreglaron como interminable.

El gobierno de ambos, … en esos tiempos, … fue terrorífico.

Sumaron primero a las ovejas, a los borregos y a los loros.  

Adiestraron a más de mil los monos y premiaron a aquellos que saltaban políticamente mas largo.

Formaron su gabinete con burros, camaleones, hienas, gallos de riña, ratas de albañal  y otras especies  apropiadas a sus fines.

Por ejemplo… los jueces designados por ellos fueron sólo las tortugas y los chacales.

A todos, sin excepción, los maltrataban como perros.

Legislaban ellos mismos… con la ayuda de una piara parlamentaria mansa y obediente.     Para ello, en primer lugar… arrasaron las instituciones con una plaga de langostas.

Leones y tigres honestos… fueron silenciados ó deportados.   

El ministro burro propició el delito desde su despacho  y dejó abiertas las puertas para que los coyotes, los lobos y las comadrejas  tuvieran campo libre para depredar vidas y haciendas a su voluntad.
El pasto y la vegetación dejaron de crecer muy pronto.

La “emergencia zoológica” fue impuesta como ley permanente :

 Arrastrarse y comer carroña era obligatorio.
                       
Leyes especiales beneficiaron en modo primario a los pingüinos, cuyas empresas ganaban – raramente - todas las licitaciones y ocupaban las funciones de control.

         

 El cuervo y la serpiente trabaron amistad profunda con un Guacamayo,  líder de otras comarcas en las selvas de Bolívar … a quien una vez le habían enviado de regalo, un gato… para funcionar como titular de una embajada.              El Guacamayo agradecido… desde esa época,  empezó a enviarle importante ayuda secreta al cuervo y luego a la serpiente.

Aquel pajarraco tan colorido… admiraba también, por su conocida personalidad despótica, al último dinosaurio de la especie… que agonizaba en una isla del caribe.        Y tenía afecto además, por un chimpancé del altiplano que, desorientado,  buscaba con frecuencia su consejo.

La cascabel  y el cuervo tenían un gabinete sumiso y peligroso.
Una foca fue designada Jefe de Gabinete con atribuciones tan amplias que hasta hubo signos de incomodidad entre las ovejas.

En el área económica,  después de probar un gran número de designados, funcionaba un perrito amaestrado cuya obediencia ciega dejaba a la serpiente y al cuervo bastante tranquilos como para enmendarle la plana con infinitas humillaciones.        Salvo el burro, la lagartija y el camaleón, el resto del gabinete estaba integrado por 3 murciélagos y un buitre.

El camaleón, debe aclararse, había accedido a la cancillería quitándole el cargo a un cocodrilo que se distrajo con los teléfonos… por su vejez.

El cuervo era un verdadero corrupto estructural por naturaleza, por lo cual necesitaba imperiosamente, para gobernar, un clima de terror y sumisión en derredor suyo, así como de las sutiles maniobras de una terna de operadores de su íntima confianza.   Los gobernadores adictos eran pavos.

Acostumbrado a robar nidos ajenos, a copiar graznidos de otros y a imitar costumbres de cualquier especie, el cuervo había tomado, con horas de observación, los hábitos de engaño del zorro, la pericia distractiva del tero, la velocidad de lengua del sapo y los rostros de perplejidad del búho.

 Pero confiaba mucho más en las aves…  así que, colocó a un buitre de su confianza en la administración, diseño, contratación, distribución y sobrefacturación de la obra pública.    A todo eso lo rotuló  “planificación”
 El buitre se dedicaba día y noche, al latrocinio y a la depredación, rindiéndole al cuervo minuciosa cuenta de sus robos… cada mañana.

 El ciclo se completaba con una perfección criminal en un ducto zoológico diseñado con enorme simpleza y desparpajo :

Las decisiones del buitre eran cohonestadas por el cuervo sólo a través de los superpoderes de la foca, quien hablaba cataratas… todas las mañanas.

La foca imponía en secreto, todos los hechos consumados… a una piara legislativa, pero con la estricta supervisión de la cascabel cuyo liderazgo se apoyaba sólo en su amenaza venenosa y en su conocida chapa conyugal córvida.

Era de tal grado la voluptuosidad en el vicio del poder… y la absoluta discrecionalidad para el robo en banda, que el cuervo y la serpiente se esmeraban, con ordinaria hipocresía, en innumerables discursos públicos para hacer - desde allí - una exasperante docencia ética.

Hasta las ovejas se indignaban por las extensas exhortaciones de la pareja a adoptar conductas honestas.

El panorama en cada discurso era de tal repugnancia que hasta las moscas terminaban  saliendo de allí … haciendo arcadas.

La vida se empezó a deteriorar en forma seria por cuanto el cuervo y la serpiente se ocuparon todo el tiempo de propiciar una fuerte división entre los súbditos.      Proliferaron así… los enemigos y las conspiraciones.      

Los jefes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea…   eran hamsters que habían aceptado, ciegamente, dejar a toda  la comarca en estado de total indefensión.

Casi sin advertirlo, el cuervo enfermó gravemente y  no quiso entregar sus secretos de piratería y abigeato a la serpiente.     En tal proceso, la vida se convirtió en un verdadero infierno, en un “todos contra todos” y en un “sálvese quien pueda”.

Una muchedumbre de gusanos que hasta allí, se había mantenido todo el tiempo bajo tierra, tardó muy poco tiempo en organizarse tranquilamente para esperar, con infinita paciencia... que todos murieran.

Sabían hacía rato que ese… y no otro,  sería de ser el escenario final… que jamás podrían   evitar, con su infame gestión  ... el cuervo y  la serpiente.

                                        Lic Gustavo Adolfo Bunse         
gabunse@yahoo.com.ar

En tren de macanear

Escrito por lapinguinaemperatriz 30-05-2010 en General. Comentarios (2)

Poco pan y mucho circo

Escrito por lapinguinaemperatriz 30-05-2010 en General. Comentarios (0)

"Es un error creer que por darle pan y circo al pueblo van a perpetuar la idea kirchnerista"  Buzzi, titular de la Federación Agraria criticó duramente la decisión del Gobierno de apurar medidas de fuerte impacto social para capitalizar los festejos por el Bicentenario; "El espíritu patriótico está por encima de la clase dirigente", disparó.

VOX POPULI:
  • 6Perrodesulky -30.05.1012:57 - Pensamiento de A.Rogers (1931) Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, y eso... mi querido amigo... ...es el fin de cualquier nación. “No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”.

Sé que esa plata se la robó Kirchner

Escrito por lapinguinaemperatriz 29-05-2010 en General. Comentarios (0)

Arnold, el ex vicegobernador de Kirchner salió duró al cruce de las explicaciones del gobierno santacruceño: “ Sé que esa plata se la robó Kirchner. Es el jefe de la mafia”, disparó Arnold, que fue vicegobernador durante el mandato de Kirchner, entre 1991 y 1997.


El ''hotelito'', ...con el sudor de sus verijas.

“Desarrolló una capacidad corrupta de enriquecerse a costilla de todos los santacruceños, y después de todo el país”, sentenció Eduardo Arnold.

El senador Gerardo Morales aseguró que Santa Cruz tiene un “doble comando de gasto”, en referencia a la confirmación por parte del ministro de Economía de Santa Cruz de que los fondos repatriados “se usaron en su totalidad”. “No sólo lo gastó el gobierno de Santa Cruz sino también el nacional porque el problema de la provincia es que tiene un doble comando de gasto”. “Dos unidades de generación de gastos. Kirchner, De Vido y funcionarios de la provincia que están en el Gobierno nacional también toman decisiones de gastos en esa provincia”, indicó.

Morales explicó que Santa Cruz es la provincia que más recursos fiscales por habitante recibe desde la administración central.

Una provincia privilegiada: “En 2007, mientras la provincia de Buenos Aires recibió 1.878 pesos por habitante, Santa Cruz recibió 11.800 pesos por habitante”, aseguró.

Ecos del Bicentenario

Escrito por lapinguinaemperatriz 28-05-2010 en General. Comentarios (0)
ASÍ LO VIVIMOS

Desde Córdoba, nuestro lugar de residencia, observamos por la pantalla de la TV todos los brillos y miserias del festejo del bicentenario de la Revolución de Mayo en la capital del país.


En el desfile militar, organizado por el propio Estado -y vaya ironía-,
brilló por su ausencia la comandante en jefe, poniendo el broche de oro al desprecio que sienten ella y su entorno por los uniformados. Este hecho contrastó notablemente con la masiva concurrencia de la ciudadanía, que se volcó espontáneamente a saludar el paso de los integrantes de nuestras fuerzas armadas y reconocerlos con patriótica algarabía. De la misma forma que en Córdoba, la escasez y antigüedad de armamento, móviles, equipos y recursos se trató de ocultar con millares de efectivos que, probablemente, en caso de un conflicto armado tendrán que recurrir al ingenio y apelar a la buena voluntad divina para defender a la Patria.

Los otros desplantes de la primera magistrada incluyeron la velada de gala en el teatro Colón, nuestro máximo coliseo finalmente restaurado y, como no podía ser de otra manera, el tradicional Tedéum en la catedral. En este caso, seguramente ante la imposibilidad de arrear borregos partidarios, optó por hacer "rancho aparte" en otro Tedéum en la basílica de Luján, demostrando una vez más la mezquindad espiritual de quien persiste en mantener desunido a su propio pueblo a fin de servir a sus apetitos personales de poder.

Los actos programados por el oficialismo, en tanto -que superaron todos los costos imaginables (hasta la limpieza posterior)-, dejaron un sabor a duda en lo que se refiere a constituir "expresiones de cultura", ya que el aparatoso y estrafalario espectáculo montado por la presidencia no significó precisamente un ejercicio de buen gusto.

Tampoco quedó en claro quiénes eran los "dos mil artistas" en escena, ya que la función tuvo más que ver con los trapecistas de un circo o la cumbia villera que con la cultura ciudadana importada y cultivada por criollos e inmigrantes durante doscientos años. En este marco, la primera magistrada no despegaba en absoluto. Por el contrario, era la figura más apropiada para ese escenario de la extravagancia y la desmesura.

En el paseo del bicentenario, por su parte, que no fue otra cosa que una especie de feria de productos regionales, la presidente se ocupó especialmente en instalar el quiosco ideológico de madres y abuelas, con el propósito habitual de "dar la nota". Lo mismo ocurrió en el correo central, donde el acto más significativo lo constituyó la sesión de fotos de la presidente frente al mural de Siqueiros.

Otro capítulo de los "festejos" estuvo constituido por la galería de patriotas inaugurada en la Casa Rosada, donde el contraste entre José de San Martín y el Che Guevara resulta francamente intolerable, una afrenta similar a ubicar la biblia, no ya junto al calefón, sino al lado del inodoro.

Las iniquidades kristinistas, sin embargo, tuvieron su efecto bumerán: para el momento de la cena, seis de los siete presidentes latinoamericanos que arribaron al país en la tarde del 25, habían regresado a sus respectivos países, urgidos por atender las necesidades locales, aun los autoproclamados "socialistas del siglo XXI". Esto dejó al inefable Hugo Chávez sin audiencia obsecuente; solamente la primera magistrada debió compartir y competir con la verborragia populista del venezolano.

La fiesta mayor de la Patria, no obstante, recién llegará el 9 de julio de 2016, cuando podamos festejar con inmensa alegría los 200 años de nuestra independencia de la metrópoli española y coronarnos de gloria con la absoluta derrota de la korrupción kirchnerista.

Autores:  Raquel E. Consigli
                Horacio Martínez Paz

Foto de Cristina Kirchner, del archivo del Editor
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

--
Publicado por Raquel Eugenia Consigli y Horacio Martínez Paz para La Argentina que yo quiero el 5/28/2010 09:01:00 AM