LA PINGÜINA EMPERATRIZ

Cristina perdió la oportunidad del consenso

La presidentE Cristina perdió una extraordinaria oportunidad para atemperar el clima político, mejorar su propia imagen y otorgar una profundidad simbólica al Bicentenario, que se ha definido, hasta ahora, por una loable, pero insuficiente sucesión de desfiles e inauguraciones.


  • ¿Qué hubiese costado invitar a un desayuno criollo en Olivos o en la Casa de Gobierno, el Día de la Patria, a todos los jefes de la oposición, en especial, a aquellos que han mostrado una distancia y un rechazo mayores del Gobierno?

  • Véase la foto: la Presidenta, rodeada por Julio Cobos, Elisa Carrió, Mauricio Macri, Carlos Reutemann, Hermes Binner, Eduardo Duhalde, Ernesto Sanz, Ricardo Alfonsín, Francisco de Narváez, Felipe Solá, Fernando Solanas ("Pino"), Luis Juez, Margarita Stolbizer y unos pocos más.

¿Que unos cuantos no aceptarían el convite? Peor para ellos: terminarían pagando el costo de no haber concurrido.

Hay otras preguntas que se instalan naturalmente. ¿Una reunión como esta podría tener un contenido que excediera lo estrictamente protocolar y, por consiguiente, sospechoso de cierta dosis de hipocresía?

  • Al no haber mayores resultados, a excepción de la repercusión mediática, fugaz por naturaleza, ¿no produciría en la gente una sensación de escepticismo y desencanto? Por último: ¿no es una ingenuidad y una pérdida de tiempo proponer encuentros de personas que se pelean y que no se quieren, y encima en un país de fuertes tradiciones de división y enfrentamiento?

En cuanto al contenido, por lo pronto, la posibilidad misma de una reunión así marca un signo positivo, porque la palabra "consenso" pasa a tener un sentido, por decirlo así, gráfico. En una hora de intercambio verbal franco -o sigiloso- pueden surgir aperturas inesperadas, reencuentros, declaraciones sorpresivas, iluminaciones sobre temas nacionales que hasta ese momento estaban escondidos bajo la desconfianza o la mezquindad.

La oportunidad, una vez más, se ha perdido, y las palabras "consenso", "diálogo" y "reconciliación" siguen devaluadas, frente al magnetismo negativo de las ironías y los insultos directos. Ni siquiera en la hora de redescubrimiento de la identidad nacional el poder ha sido capaz de esbozar auténticos gestos de unión, serviciales para el mediano y largo plazo.

  • Sólo bastaría usar la cabeza para producir entre nosotros, deliberadamente, una mayor cordialidad, una mejor onda, como dicen nuestros chicos.
/////////////////////////////////
Por todas las veces que priorizamos el conflicto a la unidad, ...Señor, ten piedad de nosotros. - Así dijo el Cardenal Bergoglio al comenzar la homilía del 25 de Mayo en la Catedral de Buenos Aires.
////////////////////////////////

Comentarios

El consenso es lo ideal si la patria cuenta con un verdadero gobierno, no con una mafia al poder cuya única finalidad es enriquecerse haciéndose de los fondos públicos. Todo el que constituye un obstáculo a sus deseos de usura es un enemigo a hacer desaparecer de la faz de la tierra para el matrimonio presidencial. Se sabe que Néstor Kirchner era el abogado de una financiera en Santa Cruz, en época del gobierno militar que convocó la ciudadanía para exterminar la guerrilla. Se aprovechó del proceso inflacinario para que quienes tenían deudas le dejaran a él su propiedad a cambio de un vil precio en lugar de proceder con su amenaza de embargo. Se hizo de 21 propiedades gracias a la 1050 del ahora perseguido político Martínez de Hoz; ya no les sirve a los kk para su economía y es más rentable políticamente apresarlo para quedar bien con la remanente izquierda que le asegura los votos para la próxima elección.

Añadir un Comentario: